Las novias del futuro serán digitales y cada vez más interesadas en un consumo ético y sostenible


Ante el nuevo escenario de la pandemia, las empresas de moda nupcial tienen que preparase para competir en un nuevo entorno marcado por el distanciamiento social, la digitalización acelerada y una reconfiguración de las cadenas de suministro globales. Éste es uno de los resultados del estudio “Bridal Fashion, Sustainable Style, Conscientious Business” encargado por Valmont Barcelona Bridal Fashion Week (VBBFW), que además advierte que el sector de la moda nupcial tiene que empezar un proceso de transformación para tener acceso a nuevos sectores de la demanda, no sólo superando el reto digital sino implementando procesos enfocados en la sostenibilidad y en el consumo ético para satisfacer un público cada vez más consciente y exigente.

El estudio “Bridal Fashion, Sustenaible Style, Conscientious Business” que VBBFW ha encargado al profesor del IESE Business School, José Luis Nueno, experto en la industria de la moda y doctor en ‘Business Administration’ por la Universidad de Harvard, ha contado con la colaboración del portal especializado en bodas Bodas.net y se ha realizado a través de un cuestionario dirigido a 2.597 recién casadas de España, Francia, Italia, Reino Unido, México y Brasil. Paralelamente, se han llevado a cabo encuestas con empresarios y profesionales del sector, así que actualmente este estudio representa el documento de mayor alcance sobre sostenibilidad en la moda nupcial.

Según el profesor Nueno, “Entre otras muchas consecuencias, la situación compleja generada por la COVID-19 ha acelerado el proceso de digitalización que ya estaba en marcha desde hace tiempo y que las generaciones más jóvenes (novias de la generación Z y Alpha) van a exigir. En este marco, empresas y detallistas deben trabajar de forma conjunta buscando nuevas fórmulas para alcanzar e impactar al consumidor final. Por otro lado, la sostenibilidad -añade- no es una moda pasajera, ha llegado para quedarse y así nos lo ha confirmado el consumidor. Representa hoy una oportunidad de diferenciación para muchas marcas y en el futuro a medio y largo plazo será un “must have”. Aquellas que no se hayan iniciado, deben buscar ayuda para empezar ya de forma gradual”.

La crisis impulsa el cambio hacia la sostenibilidad

Ante la crisis de la COVID-19, el consumo responsable y la prudencia son dos valores en alza. La sociedad, de forma transversal, ha comprobado la vulnerabilidad del planeta y generado conciencia sobre la sostenibilidad social y ambiental. Este contexto marcará el futuro y las empresas tendrán que competir en un nuevo entorno donde será necesario comunicar el propósito de la marca y su compromiso con la seguridad de los clientes, el personal y los distintos implicados en la industria con el objetivo de demostrarse sostenibles ante un cliente más exigente.


De hecho, de los resultados de los cuestionarios llevados a cabo con Bodas.net se desprende que el 18% de los recién casados encuestados ha reconocido haber prestado atención a la sostenibilidad del producto, comprando un vestido hecho con materiales sostenibles o interesándose por el compromiso social y/o medioambiental de la empresa. Por otro lado, la mayoría (tres de cada cuatro novias) considera que las marcas de ropa deberían ser responsables de lo que sucede en el proceso de fabricación, y que deberían tomar medidas para asegurarse que la ropa se fabrica de una forma ecológica y respetuosa con el medioambiente. El 93% de los entrevistados considera que el trabajo y sueldo digno de los empleados de la empresa es la principal variable en importancia. Le siguen el compromiso medioambiental de la marca (78%) y el uso de materiales y tejidos sostenibles (77%).

Las novias de la Generación Z (las que tienen ahora entre 18 y 30 años de edad) son las más activas en la búsqueda de información de marcas nupciales sostenibles, triplicando el número de búsquedas de sus homólogas de la Generación X (entre 46 y 60 años) y en la compra de vestidos con materiales sostenibles. Por su parte, las novias Millennials (entre 31 y 45 años) más jóvenes se comportan de forma similar a las Gen Z, mientras que el resto se asimilan al comportamiento de las Gen X, presentando un menor interés en temas de sostenibilidad. Por lo tanto, en los próximos años, conforme la Gen Z se consolide como el principal cliente del sector de moda nupcial, crecerá el interés por los vestidos sostenibles y la búsqueda de información acerca de si la marca cumple sus estándares de sostenibilidad.

Así, si se presta atención a las modificaciones que se están registrando en los hábitos de consumo, un cambio de actitud por parte de la industria parece necesario porque resulta evidente que el compromiso por la sostenibilidad será uno de los factores diferenciales en el futuro de las empresas. Y aunque la moda nupcial se encuentre todavía en una fase inicial del proceso, ya se percibe el cambio en algunas empresas que se están adaptando a las necesidades de la demanda: El 40% de las empresas encuestadas declara haber empezado la transición hacia procesos sostenibles, el 29% de ellas ya tienen un departamento específico implementado y un 11% tiene previsto hacerlo en los próximos 3-5 años.

Por otro lado, conscientes de la complejidad de un concepto poliédrico como la sostenibilidad y de la dificultad de aportar rápidamente cambios tan diversos en la cadena de producción, el estudio sugiere que un primer paso para las empresas sería asociarse con ONG u otras entidades que lideran proyectos relacionados con al menos uno de los ejes de la sostenibilidad, sumándose a su causa o participando en algunos de sus programas.

Digitalización de los procesos en el canal retail, una necesidad

El estudio analiza también qué cambios tienen que introducir en sus procesos no sólo las empresas que producen, sino los distribuidores y las tiendas para superar este momento especialmente complejo: de la misma forma que el consumidor deberá aprender a convivir con el virus, también el canal retail tendrá que aprender a “trabajar con él”. En este sentido, el estudio no prevé que como consecuencia de la COVID-19 aumente de forma significativa la compra de vestidos de novia online, pero sí que pronostica la necesidad de una transformación digital, capaz de generar una nueva experiencia para la novia en el proceso de compra, tanto en la fase de búsqueda inicial y selección de marcas a visitar como en el momento sucesivo, o creando showrooms virtuales y citas previas por videoconferencia de estilistas con la novia, que se desplazará al punto de venta o taller sólo al final del proceso.

En este marco, también hay datos que inducen al optimismo: según los últimos datos disponibles, la práctica totalidad de las bodas previstas en 2020, que por la emergencia sanitaria no se han podido celebrar, no se han anulado sino pospuesto. Otro punto positivo para esta industria es que todo apunta a que el vestido continuará siendo una prioridad entre las novias.

Un nuevo paradigma ético

Éste es el cuarto estudio que VBBFW encarga al profesor Nueno con el objetivo de ofrecer información actualizada de alto valor añadido a los profesionales sobre el estado del sector, sus perspectivas de evolución y las tendencias del mercado. Este año, el estudio se ha centrado en la sostenibilidad, analizando su rol en el negocio de la moda nupcial y como uno de los vectores de un nuevo paradigma ético, que considera el respeto hacia las personas y su entorno la clave de desarrollo social y del consumo en el futuro. El mismo VBBFW comparte esta visión y colabora con la ONG Save the Children como muestra de su implicación en la defensa de la inclusión, la diversidad, la protección de la infancia y la dignidad del ser humano, sobre todo en el entorno actual, marcado por las consecuencias de la crisis sanitaria.

Por otro lado, el salón ha conseguido una gran difusión a través de su plataforma digital que ha estrenado este año para adecuarse a la situación generada por la COVID-19, ratificándose como el evento líder internacional de su especialidad que, gracias a la aplicación de la tecnología, ha consentido dar una gran visibilidad a las colecciones de moda bridal 2021 y ha apoyado el sector en la dinamización del mercado a nivel global..

  • Imágenes cortesía de asesoría de prensa

Comentaris