Villena - Unas Fiestas del Medievo que enamoran hasta al Lejano Oriente

Las Fiestas del Medievo de Villena son una cita obligada para muchas personas, que deciden viajar a la Edad Media durante tres días para aprender de la historia del país, a la vez que vivir como hace más de 500 años. Este año celebran su XV edición y se inaugurarán con la teatralización histórica de la visita que hicieron los Reyes Católicos a la ciudad en 1488, siendo un evento único en España. Los Pregoneros de Honor será un grupo de chicos con síndrome de Down, dado el carácter y la sensibilización de la ciudad hacia las personas con discapacidad. 

Los propios vecinos de Villena son quienes decoran el barrio con banderolas y colores para el festejo y se visten con ropa de la época. De esta forma, se pueden ver doncellas, damiselas, trovadores, brujas, juglares, malabaristas, magos, cabezudos, etc., hasta un total de 1.500 actores y figurantes para hacer disfrutar a los más de 100.000 visitantes. Tienen lugar también luchas entre caballeros de la Selección Española de Combate Medieval, que hacen resonar escudos y armaduras en las estrechas calles del barrio árabe de El Rabal, en el casco histórico, declarado Bien de Interés Cultural y el patio de armas del Castillo. 

Los puntos más románticos y conocidos de las fiestas son las celebraciones de bodas medievales, que tienen lugar en la explanada del Castillo y convierten a la ciudad en la capital del amor medieval. En ellas, es un halcón el que desciende portando las alianzas. Cada año tienen lugar tres -dos el sábado y una el domingo- y este año se incluye una novedad: una de las parejas es de origen chino, dada la buena relación que mantiene Villena con el mercado asiático tras haber sido declarada ‘ciudad chinese-friendly’, la primera de la Comunidad Valenciana. Se puede ver un adelanto de los preparativos de esta boda tan especial en el video



El sábado 12 también se disfrutará con la Procesión de las Antorchas que comienza a las 23.00 horas en la plaza de Biar y en la que los participantes suben hasta el Castillo de la Atalaya, el edificio emblemático de la ciudad, llevando solo sus antorchas iluminadas, con el objetivo de ahuyentar a los malos espíritus, mientras se oyen sonidos de tambores. A las 00.00 horas tienen lugar un concierto de música balcánica en la explanada de esta fortaleza medieval. 

Pero todavía hay mucho más: pasacalles de gigantes y cabezudos, recreaciones, conjuros y queimada gallega, talleres, juegos de habilidad, tiro con arco, dulzaineros, espectáculos de títeres, actuaciones de magia, cuentacuentos, cantos gregorianos, catas, fuegos artificiales, exhibición de esgrima, etc. 

No faltarán tampoco las actividades turísticas con el objetivo de descubrir los encantos villenenses, como las visitas al Campanario de la Iglesia de Santa María, a las Cuevas Tuaregs o al tesoro de Villena que se encuentra en su Museo Arqueológico. Durante los tres días, tendrán lugar también las ‘Atalaya Experience’, unas representaciones en directo en el propio Castillo que cuestan ocho euros. Asimismo, es de obligada visita el Mercado Medieval, un zoco que reúne a más de 200 puestos de cerámica, bisutería, gastronomía… y que no se parece a ninguno de los que hay en España. Se puede descubrir qué serán estas Fiestas del Medievo en este video:

 

Despedirá las fiestas la representación histórica ‘El desencuentro del Cid’ con la que la ciudad dice adiós a las Reyes Católicos, tras la que locales y turistas podrán maravillarse con un precioso espectáculo de danza para después volver un año más a la vida real y a ataviarse con sus propias vestimentas. 

Edición periodista Jussara Maria Pires de Moura
Imágenes, videos y texto cortesía de asesoría de prensa

Comentaris