Abre sus puertas el nuevo Museo del Diseño de Barcelona que integra pasado presente y futuro de las artes del objeto y el diseño de la ciudad

El Museo del Diseño de Barcelona abre las puertas el 14 de diciembre después de un largo periodo de preparación, en el que se ha realizado una labor exhaustiva de restauración y un trabajo de fono para integrar las piezas en un nuevo discurso, mediante cuatro exposiciones de media duración (entre tres y cinco años, según el caso) que crean vínculos entre obras y creadores de diferentes periodos y de todas las disciplinas: del siglo IV a.C, hasta hoy, de los tejidos medievales o la cerámica de Alcora a la alta costura, la joyería contemporánea o el ecodiseño.  Más que como a objetos de colección, preciosos e inabarcables, las piezas se presentan como objetos para vivir. De esta manera, se invita a los visitantes a reflexionar sobre los caminos que llevan a los objetos de la vida cotidiana hasta el museo. Hasta el 31de enero de 2015 habrá puertas abiertas.

El museo  es el resultado de la integración de las colecciones del Museo de las Artes Decorativas, el Museo de Cerámica, el Museo Textil y de la Indumentaria y el Gabinete de las Artes Gráficas. Presenta tres tipos  de colecciones. En primer lugar, las colecciones históricas de artes decorativas, artes textiles y artes gráficas  de Barcelona  que incluyen mobiliario, cerámica, vidrio, tejidos, relojes y papeles  pintados, entre muchos otros objetos.


En algunos casos se trata de colecciones únicas en el mundo con piezas de gran repercusión cultural e impacto internacional. A su lado, las colecciones de diseño gráfico, diseño  industrial y diseño  de moda  que se han reunido en las últimas  décadas y que permiten realizar diferentes recorridos por estas disciplinas, desde inicios  del siglo XX hasta la actualidad. Finalmente, las artes de autor: cerámica de arte, esmalte de arte, joyería de arte, disciplinas con una gran tradición y grandes  nombres de referencia en nuestro  país. Los tres núcleos del Museo se encuentran interrelacionados y estrechamente conectados y abrazan pasado, presente y futuro.

El conjunto supera las 70.000 piezas. Antes de su apertura, se ha hecho  un trabajo minucioso de restauración, de más de 1810 obras. Un trabajo sin precedentes en la historia reciente de los museos  de Barcelona, en la que han intervenido 83 restauradores de todas las disciplinas.
Se complementa con el Centro de Documentación que reúne más de 22.000 documentos relacionados con las artes del objeto y el diseño: libros; revistas y material gráfico actual y antiguo; archivo de instituciones, diseñadores y empresas; bases de datos; libros  de tendencias; herramientas profesionales; catálogos comerciales; etc.

Para darle cabida, el nuevo Museo del Diseño dispone de 6000m2 de espacios  de exposición, 916m2 destinados al Centro de Documentación, unos amplios espacios de reserva y conservación, con 2000m2 y 160m2  de espacios educativos donde se desarrollan los programas de divulgación, dedicados especialmente a los escolares, las familias y los jóvenes.
El edifico del Diseño Hub Barcelona, que acoge el Museo, es obra del equipo de arquitectos MBM (Martorell, Bohigas, Mackay, Capdevila iGual), en el núcleo de la nueva centralidad de la Plaza de las Glorias. La parte  aérea del edificio, acoge  las salas de exposiciones. Se eleva 14,5 metros, con un perfil  escultórico, destinado a ser uno de los iconos  de la ciudad. La parte subterránea, aprovecha el desnivel  de la plaza y está dedicada a los espacios  de reserva y documentación.

Para empezar, cuatro exposiciones  Pies de fotos_Imagenes prensa 2014

El Museo se inaugura con cuatro primeras exposiciones. Se trata de muestras plurales, flexibles, que aportan nuevas lecturas de las colecciones. De cada exposición se ha editado un catálogo.

Del mundo al museo. Diseño de producto, patrimonio cultural. La colección de diseño industrial del museo  está formada por unos 2000 objetos desde 1930 hasta la actualidad. La mayor  parte  de estos objetos han sido diseñados o producidos en Cataluña. La exposición quiere  explicar  al público porqué y de qué manera  estos objetos han llegado al museo y han llegado a ser patrimonio cultural. Las piezas se encuentran clasificadas a partir  de tres conceptos básicos: referencia, materialidad y contexto. Desde un grifo  a un  asador a vapor, de un coche a una batidora. Objetos que forman parte de nuestra  vida cotidiana y que han entrado en el museo. La comisaria ha sido Pilar Vélez, conjuntamente con Teresa Bastardes y Rosend Casanova.

Extraordinarias! Coleccio111es de artes decorativas y artes de autor (siglos 111-XX) reúne unas 1.200 piezas: cerámica, mobiliario, vidrio, tejidos, miniaturas, relojes, abanicos, papeles  pintados y piezas de artes de autor. La comisaría, Pilar Vélez, propone un recorrido por un mundo de formas, de técnicas y manufacturas, que religa pasado y presente, los talleres  artesanos  y los estudios de los artistas  que han abordado las artes del objeto desde la perspectiva contemporánea. Una propuesta visualmente deslumbrante, por la calidad y la belleza de las piezas y por la espectacularidad del conjunto que compone un relato originalísimo de historia  de la sensibilidad, de historia cultural y de historia  urbana.

El cuerpo vestido. Siluetas; y moda (1550-2015) muestra  la relación entre el vestido y el cuerpo a partir  de cinco acciones básicas. El vestido  amplía o reduce, alarga, perfila  o destapa. Según las épocas estas operaciones modelan unas formas  u otras. La exposición tiene un sentido didáctico: la moda, que es un extraordinario medio de expresión, puede  representar también una servidumbre y esclavitud. La muestra presenta 111 vestidos, 62 estructuras y unos audiovisuales que explican en un lenguaje sencillo, conciso y didáctico conceptos relacionados con el vestido  y el cuerpo, en las diferentes épocas. Una restauración a fondo  ha permitido recuperar el esplendor de colores  y estampados. La colección llega hasta hoy, gracias a las últimas  adquisiciones. Las comisarías  han sido Teresa Bastardes y Sílvia Ventosa.

El diseño gráfico: de oficio a profesión (1940-1980) reúne la obra de los pioneros de estas disciplinas: carteles, publicidad, cubiertas de libro, packaging, etc. permiten ver el paso del dibujo publicitario al grafismo y, posteriormente, al diseño  gráfico, siguiendo las transformaciones del entorno productivo.

Desde el año 1007 el Ayuntamiento de Barcelona ha realizado una labor extensiva para incorporar fondos personales de diseñadores y archivos de empresas que han ampliado y transformado, actualizando, el fondo del Gabinete de las Artes Gráficas. Muchos de estos materiales se exponen ahora por primera vez. Pilar Vélez y Anna Calvera, comisarias de la muestra, se han encargado de la selección y el discurso.

Para redondear este programa, en febrero de 2015 se inaugurará la primera exposición temporal, Diseño para vivir. Vivimos en un mundo configurado en parte  por el esfuerzo humano y en el que el diseño, en tanto  que producto humano, está tan presente que muy a menudo resulta invisible. Asimismo, el diseño nos permite resolver continuamente graves problemas con un alto impacto social. Esta exposición, a cargo  de Óscar Guayabera, se centra  en este diseño  que tiene la voluntad expresa  de mejorar  la vida cotidiana de los usuarios  a los que va destinado, el entorno en que opera y la sociedad a la que pertenece.
El Museo tendrá  puertas  abiertas hasta el próximo 31 de enero de 2015.


Comentaris